Toni Ponce vuela hacia la medalla de plata en 200 libre

El nadador catalán suma su primera presea en unos Juegos Paralímpicos. Luis Huerta se queda a las puertas del podio en la misma prueba.

Toni Ponce luce la medalla de plata conquistada en 200 libre S5. Fuente: CPE

Cuando Toni Ponce tocó la última pared miró al cielo para dedicarle a su ‘ángel de la guarda’ el éxito que le faltaba en la piscina. En la última charla que tuvo con su madre hace 13 años antes de que ella falleciera, un mensaje le quedó grabado a fuego: “Me dijo que hiciera siempre lo que quisiera y que luchase por mis sueños”. Aquello le hizo abandonar el sedentarismo en el que se refugió tras una mala experiencia en la natación. Pero volvió a enfundarse el bañador para llegar a la élite y ser campeón del mundo y de Europa. Ahora ha subido un peldaño más tras conquistar una medalla de plata en Tokio, su primera en unos Juegos Paralímpicos que apuntan a ser exitosos para él.

El catalán, que sufre paraparepsia espástica bilateral, una enfermedad degenerativa que le afecta a todo el cuerpo, llegaba a la capital nipona como un mástil para la natación española y con la vitola de favorito a las preseas tras completar un ciclo espectacular en el que ha cosechado numerosos metales y récords. Y en su primera prueba, el deportista que pule Jaume Marcé en el CAR de San Cugat no ha defraudado tras llevarse una plata en los 200 metros libre S5.

El bravo nadador español, prodigio de fuerza, constancia y trabajo, era consciente de que el oro era una misión imposible porque tenía enfrente a Francesco Bocciardo, plusmarquista mundial. Desde la calle cuatro salió enérgico con la idea de marcar distancias con el resto de competidores y pelear por la segunda posición con el brasileño Daniel Dias, toda una leyenda de la natación con 25 medallas paralímpicas.

En el primer viraje pasó por detrás del italiano y ya no soltaría una posición que nunca vio peligrar pese al empuje de Dias. Con Bocciardo volando en solitario hacia el oro (2:26.76), Ponce clavó cada brazada con la seguridad de que avanzaría más rápido que el hombre que le perseguía. Fiero y nunca ahíto de triunfos, el barcelonés paró el crono en 2:35.20, superando en algo más de dos segundos al brasileño, que le arrebató el bronce al joven Luis Huerta, cuarto con 2:44.71.

El vallisoletano mostró su arrojo desde la salida de poyetes y pese a su bisoñez no se achicó en el duelo con una de las grandes estrellas de la natación mundial. A falta de 50 metros para el final marchaba en tercera posición, hasta que Dias aceleró para subir por enésima vez a un podio paralímpico. Se lleva así un diploma, un excelente premio en su primera cita con los Juegos, a sus 20 años. Y de una joven promesa a un veterano de ‘guerra’ que sigue rugiendo en la piscina, Sebastián ‘Chano’ Rodríguez, que en la misma prueba se coló entre los finalistas para ser octavo (2:52.12).

“Siento mucho orgullo, hemos empezado bien, estoy muy contento, han sido cinco años en los que hemos estado en momentos muy difíciles. Sabía que el italiano era otro mundo, pero tenía dudas sobre lo que podría llegar a hacer el gran Daniel Dias, confiaba en la faena hecha, tenía que nadar como lo había entrenado. Llegaba como uno de los favoritos, pero siempre con los pies en el suelo e intentando poner la presión justa”, ha comentado Ponce.

“Me gusta soñar y luego lucharlo. Sabía que podía pasar por mi posición en el ranking, pero hasta que no tacara la pared no se haría realidad. Es una medalla paralímpica, lo máximo para un deportista”, ha añadido el catalán, que se la dedica a su mujer, “la que está al pie del cañón cada día”, y a su madre, María Rosa, “una de las personas más importantes y que nos dejó hace años, gracias a ella me dediqué a la natación”. El catalán ya mira a sus siguientes objetivos, el 100 braza SB5 y los 200 estilos SM5, pruebas en las que tiene el récord del mundo. La suya es la segunda medalla de España en el arranque de los Juegos, ya que Miguel Luque se llevó la plata en 50 braza SB3.

Por otro lado, en 400 metros libre S9 el coruñés Jacobo Garrido -campeón del mundo y subcampeón de Europa de la distancia- se quedó a menos de cuatro segundos del podio tras finalizar quinto con 4:17.41. En categoría femenina, Núria Marquès tampoco pudo pelear por las medallas en una prueba en la que conquistó el oro en Río de Janeiro 2016, pero que había dejado aparcada en los últimos años para centrarse en los 200 estilos y en el 100 espalda. La catalana fue sexta con 4:52.64. En 50 libre S10, el valenciano David Levecq terminó octavo con 25.08 segundos.

Y no alcanzaron las finales el donostiarra Íñigo Llopis, cuarto en su serie (1:01.95) en 100 libre S8; el valenciano José Antonio Marí en 400 libre S9 (4:28.70); la extremeña Isa Yinghua Hernández en 50 libre S10 (30.04 segundos) y la castellonense Ariadna Edo en 100 mariposa S13 (1:14.60).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here