Nuria Marques se cuelga el bronce en 200 estilos

La nadadora española suma su segunda medalla en los Juegos Paralímpicos de Tokio. En la misma prueba, Sarai Gascón finaliza en cuarta posición.

Núria Marquès logra el bronce en 200 estilos SM9 en los Juegos Paralímpicos. Fuente: CPE

Su brillante sonrisa esconde una ferocidad en cuanto se enfunda el bañador y el gorro. Núria Marquès es una joven risueña, alegre y humilde, pero se vuelve despiadada cuando se lanza al agua. En la piscina es insaciable, una nadadora inconformista que siempre busca mejorar y arañar décimas al crono. En el Centro Acuático de Tokio está dejando su impronta a base de medallas, primero con una plata en 100 espalda S9 y, ahora, con un bronce en 200 estilos SM9. Es su segunda presea en los Juegos Paralímpicos.

Sobre el poyete tensaba los músculos, se ajustaba las gafas y miraba al horizonte con hambre, sabía que tenía una oportunidad de volver a subir al podio en la capital nipona y no quería fallar. Por la calle tres pasó el tramo de mariposa en tercera posición y en espalda, su especialidad, alcanzó a la húngara Zsofia Konkoly. Aguantó ese segundo puesto con el nado a braza, aunque tras el último viraje se vio adelantada por la magiar.

En el de libre, la catalana aumentó la frecuencia de sus ciclos de brazada y desencadenó toda su potencia de reserva porque por la calle 8 venía lanzada Sarai Gascón, su compañera de equipo en el CAR de San Cugat. Núria desplegó su envergadura para poner el agua de la piscina tokiota en ebullición y lanzó un ataque final para cazar el bronce con un tiempo de 2:35.64. El oro fue para la neozelandesa Sophie Pascoe (2:32.73) y el bronce para Konkoly (2:33.00). Sarai, que en la jornada anterior ganó la plata en 100 libre, se quedó a las puertas de su segundo metal tras ser cuarta con 2:37.62.

“La prueba ha sido muy difícil, la había preparado y ha salido bien. Lo he dado todo hasta el final y no puedo estar más contenta, con dos medallas en estos Juegos. Llevo ya muchos campeonatos detrás con buenos resultados y como deportista de alto rendimiento siempre quiero estar al máximo nivel, para eso trabajo. Estoy con muchas ganas e ilusión para lo que queda”, ha explicado.

Núria Marquès aún puede ampliar su botín en Japón ya que le queda el relevo 4×100 estilos femenino 34 puntos. De momento, posee ya cuatro medallas paralímpicas (ganó un oro en 400 libre y una plata en 100 espalda en Río de Janeiro 2016), además de 12 preseas mundiales y 16 europeas. Un currículum estelar pese a su juventud, gracias al trabajo que realiza en Barcelona a las órdenes de Jaume Marcé.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here