Marta Fernández reina en 50 braza SB3 con una exhibición

La burgalesa conquista la medalla de oro en los Juegos Paralímpicos y con récord de España (58.21 segundos). Es su segunda presea en Tokio tras la plata y plusmarca mundial en 50 mariposa S4.

Marta Fernández celebra en la piscina de Tokio su oro en 50 braza SB3. Fuente: CPE

Tras varios años de trabajo en la sombra, en silencio, esperando su ocasión, Marta Fernández ha logrado eclosionar en el agua con resultados espectaculares. El talento que posee, la voluntad inquebrantable y el cambio de categoría han sido claves en su explosión. Era el momento de poner una pica en tierra grande y así ha hecho en sus primeros Juegos Paralímpicos. Hace cuatro días ganó una plata en 50 mariposa SB4 con récord del mundo (40.22 segundos) y ahora le ha dado otra dentellada gigante a la piscina de Tokio con un oro en 50 braza SB3.

Ya avisó de su potencial en el Europeo de Funchal (Portugal) en mayo con siete metales y en la capital japonesa ha terminado de mudar la piel, ya está en el lugar más privilegiado de la natación. Su rostro bonancible cambia cuando está en la piscina, en modo on fire, con las fauces abiertas y listas para devorar éxitos. La burgalesa es una bocanada de aire fresco para la natación española, una de las nuevas perlas y así lo ha confirmado tras imponer su tiranía en 50 braza.

Por la mañana en la clasificatoria había mandado un mensaje a sus rivales siendo la única en bajar del minuto (59.46 segundos). Unas horas después nadó un segundo más rápida. Tras sonar la bocina el primer gorro que asomaba en el agua era el suyo, por la calle cuatro. En cada brazada metía distancia a sus perseguidoras y ya nadie sería capaz de pillarla. Cuando se volvió para mirar el marcador la felicidad le iluminaba el rostro, golpeó con rabia el agua y se aferró a la corchea para celebrar su gesta.

La nadadora forjada en el Centro de Tecnificación Río Esgueva de Valladolid tocó la pared en 58.21 segundos, que supone nuevo récord de España. Le escoltaron en el podio la rusa Nataliia Butkova (1:00.54) y la mexicana Nely Miranda (1:01.60). Marta grabará este día con punzón de oro en la base de su trono. Su debut en unos Juegos ha sido inmejorable con este metal dorado en 50 braza y la plata en 50 mariposa.

“Esta medalla es de mucha gente. Me he acordado de todo el mundo que ha estado día a día en el camino que ha sido duro. No me creo lo que acaba de pasar, esto es un sueño cumplido. Me sorprende la forma en la que estoy gestionando los nervios, es la actitud de venir a por todas y que pase lo que tenga que pasar. Ahora quiero celebrarlo comiendo chocolate”, ha comentado entre risas.

Nació hace 27 años con tetraparesia espástica, que le afecta a todo el cuerpo y tiene carácter progresivo. Pero la discapacidad nunca le ha frenado para hacer lo que se ha propuesto, sobre todo, en el agua, donde no tiene límites. Con tres años ya chapoteaba en la piscina, era la mejor rehabilitación para sus extremidades. “Al principio no me gustaba, le tenía mucho miedo. Ahora es mi forma de vida, me apasiona, no me imagino un día sin nadar. Soy consciente de que tengo más problemas, aunque esas dificultades no las noto cuando estoy en el agua, es mi hábitat, donde disfruto”, confesaba en una entrevista con este medio.

Su tozudez, resiliencia y fuerza de voluntad han sido los motores que le han llevado a avanzar pese a las adversidades con las que lleva lidiando desde que era una niña por la parálisis cerebral que padece. Su espasticidad empeora, los dolores hacen mella, pero el hambre, la ilusión y las ganas de llegar a la cima de este deporte pueden con todos los obstáculos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here