Test Tokio 2020. Conociendo a Iker Sastre

Iker Sastre Sánchez-Vallejo (Bilbao, 1977). Tenis de mesa. Debuta en unos Juegos Paralímpicos.

¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de unos Juegos?

La final entre Carl Lewis y Ben Johnson en los 100 metros en Los Ángeles 1984.

¿Qué cosas no pueden faltar en su maleta cuando viaja para competir?

El móvil y la pala, es lo primero que meto, y me llevo dos iguales, una de ellas en la mochila que va conmigo, por si la otra me la roban.

Completa la frase. Si gana una medalla en Tokio…

Se la dedicaré a mi familia, que ha sido el mayor apoyo desde el accidente, los que más orgullosos están de mí.

¿Qué apuesta estaría dispuesto a hacer por ganar una medalla?

Me raparía al cero e invitaría a una comida a todos mis colegas.

¿Un momento imborrable en su carrera?

El primer torneo internacional que hice en Irlanda 2007, allí me llevé una lección de humildad, ver a tanta gente con más nivel me hizo espabilar.

¿Alguna manía antes de competir?

Ir al baño a orinar antes de empezar a jugar, ponerme la camiseta con la que me encuentre más cómodo en ese momento, concentrarme y visualización del partido.

Un defecto y una virtud.

Sirve para ambos y es que tengo bastante mala leche, mucho carácter.

Una frase o lema.

‘Jota ke irabazi arte’ (Dale duro hasta vencer).

De no haber practicado tenis de mesa, ¿qué otro deporte le habría gustado hacer?

Natación

¿A qué personaje retaría en su deporte?

A Rafa Nadal, él que sabe de raquetas, me gustaría tenerle enfrente, es un ejemplo a seguir.

¿Qué fotos decoraban su habitación cuando era pequeño?

Tenía un póster del futbolista alemán Karl-Heinz Rummenigge.

Cuando era niño, ¿con qué soñaba ser de adulto?

Era bueno como futbolista, pero sabía que no me iba a dedicar a ello, pero sí tenía claro lo de estudiar fisioterapia en el ámbito deportivo.

Algo que aún no haya hecho y que le gustaría hacer.

Si no estuviera en silla de ruedas iría mucho a la montaña. Soy más de mar, pero me gustaría ser más montañero.

Si fuese presidente del Gobierno, ¿qué sería lo primero que haría?

Intentar unir a todos los partidos políticos en favor de los ciudadanos y no por intereses partidistas.

Si pudiera cenar con cualquier personaje, ¿a quién elegiría?

A José Miguel de Barandiarán, arqueólogo e historiador vasco.

¿Cuál es su forma de desconectar?

Cuando me voy a la cama y pongo una serie se acaba el día, es mi mejor forma de desconectar de todo.

¿Qué alimento nunca falta en su nevera o despensa?

El huevo, aunque mi alimento preferido es chipirones en su tinta.

¿En qué tarea doméstica podría aspirar a medalla?

Soy ordenado, pero en ninguna. Quizás en darle al botón del robot aspirador ‘Roomba’ y mandarle a que limpie la casa -ríe-.

¿Qué suele ver en televisión?

No me suelo perder ‘El Conquistador del fin del mundo’, un reality show de supervivencia de EITB.

Una canción que le motive.

‘Lonely Boy’, de The Black Keys.

Reportaje. Iker Sastre, un palista sobre la ola de la superación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here