Test Tokio 2020. Conociendo a Jonathan Orozco

Jonathan Orozco Moreno (Miranda del Ebro, 1975). Atletismo. Guía de la atleta Alba García Falagán.

¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de unos Juegos?

Tengo grabado a fuego los Juegos de Barcelona’92 porque los viví muy de cerca. Vivía en Valencia y la antorcha pasó por mi calle.

¿Qué cosas no pueden faltar en su maleta cuando viaja para competir?

Un muñeco de ‘Flash’ que me regalaron mis hijas mellizas, Sheila y Aroa.

Completa la frase. Si gana una medalla en Tokio…

Sería el sueño con el que cualquier deportista se acuesta cada noche. Hemos cumplido el objetivo de ir a unos Juegos, pero colgarte una medalla o escuchar el himno de España sería lo máximo, me vendría a la cabeza toda mi familia, el apoyo y el sacrificio de los que están detrás.

¿Qué apuesta estaría dispuesto a hacer por ganar una medalla?

Me da respeto, pero subiría a una montaña para hacer parapente.

¿Un momento imborrable en su carrera?

He tenido la suerte de vivir episodios bonitos, como ser subcampeón del mundo en categoría máster en relevos, pero cada momento que vivo con Alba García es único. Es admirable cuando la veo correr o saltar, la valentía con la que lo afronta sin poder ver.

¿Alguna manía antes de salir a competir?

Me gusta competir con gafas, con ellas me abstraigo de las calles que tengo a los lados.

Un defecto y una virtud.

Le doy muchas vueltas a las cosas, aunque estoy aprendiendo a llevarlo mejor. Y como virtud, me quedo siempre con lo positivo incluso en los malos momentos.

Una frase o lema.

Todo es imposible hasta que se hace.

De no haber practicado atletismo, ¿qué deporte le habría gustado hacer?

He jugado a fútbol y a rugby, también he probado la mountain bike, pero me gustaría practicar deportes acuáticos como surf o submarinismo.

¿A qué personaje retaría en su deporte?

Con Ángel David Rodríguez, ‘El Pájaro’. He tenido la suerte de coincidir con él en algún entrenamiento y es un gran ejemplo. Cuando tuve un bajón deportivo me escribió una frase que llevo marcada: ‘No te olvides de disfrutar del camino’.

¿Qué fotos decoraban su habitación cuando era pequeño?

Tenía un poster firmado de Emilio Butragueño, quien me regaló un balón.

Cuando era niño, ¿con qué soñaba ser de adulto?

Estaba obsesionado con el fútbol, de hecho, llegué a ser jugador de fútbol sala.

Algo que aún no haya hecho y que le gustaría hacer.

Tirarme en paracaídas.

Si fuese presidente del Gobierno, ¿qué cosas haría o cambiaría?

Combinar política y deporte no me gusta nada, se manipula mucho por intereses políticos en lugar de trabajar desde la base. Deberían empezar a quitarse la careta que tienen hoy día los políticos y mirar a los ojos al pueblo, intentar ser uno más y ponerse en la situación de los ciudadanos. Los que nos gobiernan ni hacen política ni trabajan por el pueblo, necesitamos gente cercana que arrime el hombro y sume.

Si pudiera cenar con cualquier personaje, ¿a quién elegiría?

A Russell Crowe.

¿Cuál es su forma de desconectar?

Mi mejor antídoto para desconectar es pasar el tiempo con mis hijas y con mi mujer, María José.

¿Qué alimento nunca falta en su nevera o despensa?

Kiwis y dátiles, dos cosas que siempre me gusta tener.

¿En qué tarea doméstica podría aspirar a medalla?

Soy un manitas en casa, el bricolaje me apasiona y me relaja, he hecho hasta muebles empotrados -ríe-.

¿Qué suele ver en televisión?

‘El hormiguero’ y series en Netflix o en HBO.

Una canción que le motive.

‘This is me’, la banda sonora de la película ‘El gran showman’.

Reportaje. Alba García Falagán, esprines que vencen a la ceguera

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here