Test Tokio 2020. Conociendo a Kike Siscar

Enrique Siscar Meseguer (Murcia, 1983). Tenis. Debuta en unos Juegos Paralímpicos.

¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de unos Juegos?

La ceremonia de inauguración de Barcelona’92, cuando el arquero Antonio Rebollo encendió el pebetero con aquella flecha. Y también el gol de Kiko Narváez ante Polonia en la final que le dio al fútbol español el oro.

¿Qué cosas no pueden faltar en su maleta cuando viaja para competir?

Varias camisetas para dormir a las que le tengo mucho cariño y que tienen la frase ‘Impossible is nothing’. También unos calcetines gordos de lana que me hace mi abuela y el iPad para escuchar música y ver series.

Completa la frase. Si gana una medalla en Tokio…

¡Buah! No se pasa por la mente porque soy realista y es dificilísimo porque hay demasiado nivel, pero sería lo máximo, mucho más que un sueño.

¿Qué apuesta estaría dispuesto a hacer por ganar una medalla?

Raparme la cabeza, teñirme el pelo, hacer el Camino de Santiago o tatuarme, haría cualquier locura.

¿Un momento imborrable en su carrera?

La primera vez que vino mi madre a verme jugar, fue en un torneo en Albacete en 2014, perdí la final frente a Dani Caverzaschi.

¿Alguna manía confesable antes de competir?

Me gusta escuchar la misma canción durante un torneo y si voy pasando de rondas, en la final juego con los mismos calcetines, ropa interior y camiseta.

Un defecto y una virtud.

Soy muy competitivo, pero a veces esa competitividad no sé gestionarla y en la pista no disfruto midiéndome a rivales que a priori son superiores.

Una frase o lema.

‘Pasico a pasico, nunca dejes de soñar’.

De no haber practicado tenis, ¿qué otro deporte le habría gustado hacer?

Tenis de mesa y quizás la natación, la hice durante la rehabilitación tras el accidente y me gustaba.

¿A qué personaje retaría en su deporte?

A Rafa Nadal.

¿Qué fotos decoraban su habitación cuando era pequeño?

Posters de jugadores del Real Madrid y sigo teniendo en mi puerta la portada del periódico ‘Marca’ en la que Michael Jordan anunció que se retiraba y pone la frase: ¿Y ahora a qué jugamos?

Cuando era niño, ¿con qué soñaba ser de adulto?

Con jugar en un equipo grande de fútbol y un Mundial o una Eurocopa con la selección española.

Algo que aún no haya hecho y que le gustaría hacer

Sinceramente, hago lo que quiero en mi vida, estoy muy feliz y no tengo nada en especial que me gustaría hacer y no haya hecho. Tenísticamente sí quisiera hacer una gira de torneos en Australia.

Si fuese presidente del Gobierno, ¿qué sería lo primero que haría?

Sé que es algo imposible, pero intentaría que todos fuéramos a una, que no hubiese divisiones a la hora de tomar decisiones por las ideologías, que la unidad fuera la base, un país unido sacaría más beneficio en todos los niveles. Pero, sobre todo, gobernar con humildad y saber elegir lo que está bien para el pueblo, no decidir en función de intereses políticos.

Si pudiera cenar con cualquier personaje, ¿a quién elegiría?

A David Broncano, Dani Martínez o Florentino Fernández.

¿Cuál es su forma de desconectar?

Estando con mi sobrino, aunque pueda tener mil cosas en mi cabeza, es el único que a día de hoy me hace desconectar cuando me dice ‘Padrino, vamos a jugar’.

¿Qué alimento nunca falta en su nevera o despensa?

Queso siempre tengo y mucha fruta de todo tipo, sobre todo, naranjas o peras.

¿En qué tarea doméstica podría aspirar a medalla?

En tumbarme en el sofá -ríe-. Bueno, a raíz del confinamiento por la pandemia de coronavirus empecé a hacer unos bizcochos muy ricos gracias a la receta que me pasó mi hermano.

¿Qué suele ver en televisión?

Mucho deporte, fútbol, baloncesto y tenis, así como series en Netflix.

Una canción que le motive.

‘No dejes de soñar’, de Manuel Carrasco.

Reportaje. Kike Siscar, ‘pasico a pasico’ con la raqueta hasta el Ariake Tennis Park

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here