David Mouriz, un jugador con piel camaleónica

El gallego es un multiusos para la selección española de baloncesto en silla, un veterano que a sus 38 años disputará sus terceros Juegos Paralímpicos.

David Mouriz en la final de los Juegos Paralímpicos de Río 2016. Fuente: CPE

En torno a una canasta se ha labrado una sólida carrera repleta de éxitos. Curtido en mil batallas sobre el parqué, David Mouriz ha vertido su talento en Basketmi Ferrol, Amfiv Vigo, FC Barcelona, Bidaideak Bilbao y también con la elástica de la selección española de baloncesto en silla de ruedas. El gallego, que destaca por su capacidad camaleónica para adaptarse con gran naturalidad a roles muy distintos, disputará en Tokio con 38 años sus terceros Juegos Paralímpicos.

Desde hace más de una década se convirtió en un fijo para el equipo español y a día de hoy es uno de los que más veces ha vestido la elástica del combinado nacional entre los 12 elegidos por Óscar Trigo para la cita de Japón. Un jugador con carácter, polivalente que cumple a la perfección con el papel que el equipo le encomiende y con un tiro a larga distancia que ayuda a abrir las defensas. Ya estuvo en Londres 2012 y en Río de Janeiro 2016, donde España conquistó una histórica medalla de plata.

“Nadie me ha regalado nada, me lo he currado mucho para estar aquí. Aún me queda gasolina, físicamente estoy bien y puedo aportar a la selección trabajo, experiencia, ese nerviosismo para animar a los compañeros y mi garra. No entiendo el deporte de otra manera que no sea salir a la cancha a competir, a darlo todo. Me considero un multiusos, me adapto a cualquier posición”, asegura el deportista de Pontedeume, un pequeño pueblo marinero de A Coruña.

Tiene el gen ganador en su ADN y eso le ayudó a sobreponerse al accidente de tráfico que tuvo con 15 años y que le dejó en silla de ruedas. “Iba en moto con un amigo hacia la playa y nos caímos por un terraplén. Sufrí una lesión medular, fue un palo duro porque era un chaval muy activo, hacía mucho deporte, jugaba al fútbol o al baloncesto, también patinaba y pensé que aquello terminó para mí”, relata.

Pero aceptó rápido su nueva situación gracias al apoyo de su familia y, sobre todo, de su padre. “Ese carácter que tengo lo he heredado de él, que es un luchador nato. Ha sido el que más caña me ha dado para que espabilase, el que ha tirado de mí, me ha enseñado a pelearlo todo. Somos muy competitivos, no nos gusta perder en nada, nos picamos en todo, ya sea jugando a los videojuegos, al futbolín o a las cartas”, recalca.

Estando ingresado en el hospital, un amigo de su padre que jugaba al baloncesto en silla le invitó a probarlo. “Me enganchó. Lo que más me llamó la atención eran los choques entre sillas, al principio iba con miedo porque no quería lastimarme, pero luego me encantó la velocidad, los giros y las ruedas. Y recuerdo mi debut, antes tenía muchos espasmos y ese día estaba temblando, pero esa vez no eran las piernas, sino mi cuerpo entero, estaba como un flan”, confiesa Mouriz.

Desde ese momento empezó a cimentar su trayectoria para convertirse en una referencia del baloncesto español. “Nunca me planteé ser profesional ni imaginé que mi carrera podría dar tanto de sí. Han sido muchas horas de entrenamientos, viajes, veranos sin vacaciones o sin estar con la familia, pero compensa cuando miras hacia atrás y te ves en el podio con una plata en Río de Janeiro 2016, con el subcampeonato de Europa de 2019 o con el título de la Euroliga 1 de hace dos años y la Liga División de Honor de esta temporada con Bidaideak Bilbao”, subraya.

En la capital japonesa espera ampliar su palmarés con una nueva presea. España se cruzará en la fase de grupos con Turquía, Colombia, Corea, Canadá y Japón. “Tengo una frase pegada en la nevera de casa que dice ‘Todos los deportistas entrenamos para jugar unos Juegos y hay gente que no lo consigue nunca’, así que disputar mis terceros Juegos Paralímpicos es increíble. Estamos con ilusión, ganas y en un gran estado de forma física, llevamos muchos años juntos, jugamos de memoria, solo han cambiado pequeñas piezas y nos vemos igual de fuertes que en el pasado Europeo, por ello tenemos muchas opciones de conseguir una medalla, vamos a por ella”, añade.

TEST TOKIO 2020. Conociendo a David Mouriz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here